Dinamicas de empatia y asertividad

Perspectivas psicodinámicas: qué esperar en la sesión

Las Dinámicas para practicar la comunicación Asertiva son muy útiles ya que ofrecen la oportunidad de practicar este estilo comunicativo y así, generalizarlo en nuestras relaciones y nuestro día a día.

En este post te muestro 10 dinámicas para practicar la comunicación asertiva que pueden ser utilizadas en grupo o individualmente, adultos o niños. Teniendo en cuenta los objetivos de cada una y utilizándolas en el momento adecuado, serán bastante útiles.

Utilizar un estilo de comunicación asertiva nos ayuda a hacer valer nuestra opinión y a hacernos respetar por el resto. Este hecho influirá positivamente en nuestra autoestima y tendrá múltiples beneficios a medio y largo plazo.

Dentro del subgrupo, se formarán dos filas de manera que en un lado haya una pareja y en el otro, el resto de los miembros del subgrupo. El facilitador del grupo designará una fila como «contendiente» en la que de izquierda a derecha habrá un gradiente de grados de disputa, desde el más leve hasta el más grave.

El facilitador dirige un debate en el que se analizan los diferentes estilos comunicativos y cómo los participantes han sentido la dinámica en cada uno de ellos. Posteriormente, se introducen situaciones en las que el comportamiento es asertivo y se practican. También se pueden utilizar ejemplos de situaciones en las que practicar el estilo asertivo.

Conferencia stretch (liderazgo y gestión)

Según Robert Mnookin, del Harvard Negotiation Research Project, los negociadores más eficaces «empatizan y se reafirman en sus interacciones con los demás». La empatía demuestra una comprensión precisa y sin prejuicios de las necesidades e intereses de los demás; por el contrario, la asertividad es la expresión de las propias necesidades e intereses de una manera que está dinámicamente entre la agresión y la

sumisión. Según Mnookin, siempre te conviene ser asertivo y empático, independientemente de que la otra parte de la disputa también lo sea. En mi experiencia, esto es absolutamente cierto, ya que incluso si la otra parte no es empática, mi propio ejercicio de la misma tiene la posibilidad de llevar a la otra parte en esa dirección, abriendo así nuevas vías de negociación para su exploración y resolución. Para ello, aclara mi comprensión de los intereses de la otra parte, lo que, a su vez, puede influir en el estilo de resolución que utilice en el futuro. Este es un punto importante para toda la resolución de conflictos (y para los fines de este breve ensayo): La posición básica de la mayoría de los negociadores (es decir, de las partes en conflicto) es la competencia y la protección. Como tal, la mayoría de la gente no se moverá de esta posición adversa a menos que, como mínimo, la otra parte haga concesiones primero. Sin embargo, esa dinámica suele mantener a las partes «enfrentadas» atrincheradas en un lugar polarizado e intratable. Sigamos adelante.

Simon sinek – confrontación efectiva

El comportamiento asertivo se define como cualquier acción que refleje el interés y las necesidades del individuo, incluyendo la defensa de sus propios derechos sin ansiedad significativa, la expresión cómoda de sus sentimientos, y asume la defensa de los derechos sin negar los derechos de los demás (Alberti & Emons, 1970: p. 15) . Así pues, el comportamiento no agresivo refleja las dificultades del individuo para ponerse de su lado: dificultades para expresar sus deseos, necesidades, pensamientos y emociones.

Lazarus (1971) analiza la asertividad y la define como una competencia social que ayuda al individuo a adaptarse a la vida social, y Cornelius y Faire (1996: p. 93) consideran la asertividad como la opción de comunicación del individuo que le ayuda a apoyar su posición sin culpar o tratar a la otra persona como oponente. Los rasgos esenciales de la asertividad también son recogidos por John Agada, Kenneth A. Weaver, Prasad Kantamneni y Janice Stalling (1994: p. 1) en la siguiente definición, que reconoce sus raíces en estudios e investigaciones anteriores (Bakker & Bakker-Rabdau, 1973; Phelps & Austin, 1987) : promueve comportamientos positivos, directos, amables y orientados a objetivos, al tiempo que maximiza el poder y la eficacia de las interacciones sociales. Todas estas adquisiciones son posibles a través de la resolución de problemas y conflictos, la autorrealización y la imagen positiva de uno mismo.

Sheila heen – cómo navegar por las conversaciones difíciles, el

Antecedentes: Uno de los objetivos de la nueva Ley de Educación española es que los alumnos desarrollen una serie de habilidades sociales, derivadas en gran medida de las variables de habilidad de asertividad y empatía. La educación deportiva es un modelo de instrucción que se considera útil para el desarrollo de la responsabilidad personal y social y de los valores sociales. Requiere la interacción entre los estudiantes durante las actividades de grupo, ya que hay muchos roles y responsabilidades involucrados. Investigaciones anteriores sobre la Educación Deportiva revelan vínculos entre ciertos resultados y la empatía y la asertividad, aunque no se han realizado estudios específicos.

Participantes y entorno: La Educación Deportiva se implementó en siete grupos intactos en cinco colegios diferentes del centro de España. Participaron en este estudio 154 sujetos (76 niños y 78 niñas), 34 de los cuales cursaban 5º de primaria (11 años), 98 6º de primaria (12 años) y 22 2º de secundaria (14 años).

Diseño de la investigación: Se aplicó un diseño pre-post-test de tratamiento único, en el que las pruebas para medir las variables dependientes (empatía y asertividad) influidas por la variable independiente (la temporada de Educación Deportiva) se aplicaron antes, durante y al final del programa.