Quien descubrio los rayos x

sincrotrón

Pocos avances científicos han tenido un impacto tan inmediato como el descubrimiento de los rayos X por parte de Wilhelm Conrad Roentgen, un acontecimiento trascendental que revolucionó instantáneamente los campos de la física y la medicina. Los rayos X salieron del laboratorio y se generalizaron en un salto asombrosamente breve: un año después de que Roentgen anunciara su descubrimiento, la aplicación de los rayos X al diagnóstico y la terapia era una parte establecida de la profesión médica.

El 8 de noviembre de 1895, Roentgen observó que cuando protegía el tubo con un cartón negro grueso, la luz verde fluorescente hacía brillar una pantalla de platinobario situada a tres metros de distancia, demasiado lejos para que reaccionara a los rayos catódicos tal y como él los entendía. Determinó que la fluorescencia estaba causada por rayos invisibles procedentes del tubo Crookes que utilizaba para estudiar los rayos catódicos (posteriormente reconocidos como electrones), que penetraban en el papel negro opaco que envolvía el tubo. Otros experimentos revelaron que este nuevo tipo de rayos era capaz de atravesar la mayoría de las sustancias, incluidos los tejidos blandos del cuerpo, pero dejaba visibles los huesos y los metales. Una de las primeras placas fotográficas de sus experimentos fue una película de la mano de su esposa Bertha, con su anillo de boda claramente visible.

microscopía de contraste de fases

Los rayos X fueron descubiertos en 1895 por Wilhelm Conrad Roentgen (1845-1923), que era profesor de la Universidad de Wuerzburgo (Alemania). Trabajando con un tubo de rayos catódicos en su laboratorio, Roentgen observó un brillo fluorescente de cristales en una mesa cercana a su tubo. El tubo con el que trabajaba Roentgen consistía en una envoltura de vidrio (bombilla) con electrodos positivos y negativos encapsulados en ella. El aire del tubo se evacuaba y cuando se aplicaba un alto voltaje, el tubo producía un brillo fluorescente. Roentgen protegió el tubo con un pesado papel negro, y descubrió una luz fluorescente de color verde generada por un material situado a unos metros del tubo.

Concluyó que el tubo emitía un nuevo tipo de rayo. Este rayo era capaz de atravesar la pesada cubierta de papel y excitar los materiales fosforescentes de la habitación. Comprobó que el nuevo rayo podía atravesar la mayoría de las sustancias y proyectar sombras de objetos sólidos. Roentgen también descubrió que el rayo podía atravesar el tejido de los seres humanos, pero no los huesos ni los objetos metálicos. Uno de los primeros experimentos de Roentgen a finales de 1895 fue una película de la mano de su esposa, Bertha. Es interesante que el primer uso de los rayos X fuera para una aplicación industrial (no médica), ya que Roentgen produjo una radiografía de un conjunto de pesas en una caja para mostrar a sus colegas.

espectros de rayos x

Bajo su dirección se realizaron los primeros estudios del mundo sobre el tratamiento de las neoplasias mediante el uso de isótopos radiactivos. En 1920 fundó el Instituto Curie de París y en 1932 el Instituto Curie de Varsovia; ambos siguen siendo importantes centros de investigación médica. Durante la Primera Guerra Mundial desarrolló unidades móviles de radiografía para proporcionar servicios de rayos X a los hospitales de campaña.

Marie Curie murió en 1934, a la edad de 66 años, en el sanatorio Sancellemoz de Passy (Alta Saboya), Francia, de anemia aplásica por exposición a la radiación en el curso de su investigación científica y en el curso de su trabajo radiológico en los hospitales de campaña durante la Primera Guerra Mundial. [Además de sus premios Nobel, ha recibido numerosos honores y homenajes; en 1995 fue la primera mujer en ser enterrada por sus propios méritos en el Panteón de París,[12] y Polonia declaró 2011 Año de Marie Curie durante el Año Internacional de la Química. Es objeto de numerosas obras biográficas, en las que también se la conoce como Madame Curie.

película de rayos x

Antes de que se inventaran las máquinas de rayos X, las fracturas de huesos, los tumores y la localización de las balas se diagnosticaban mediante un examen físico y la mejor suposición del médico. Los pacientes pagaban el precio de estos métodos.

Entonces, el 8 de noviembre de 1895, un profesor de física alemán, Wilhelm Conrad Roentgen, hizo un descubrimiento extraordinario. Tomó un tubo similar a las bombillas fluorescentes, le quitó todo el aire y lo llenó de un gas especial.

Cuando hizo pasar un alto voltaje eléctrico a través de él, el tubo emitió un brillo fluorescente. A continuación, Roentgen cubrió el tubo con un papel negro grueso y volvió a hacer pasar electricidad a través de él y observó que una pantalla recubierta de bario situada en el laboratorio comenzó a brillar.

Rápidamente se dio cuenta de que su tubo emitía una «luz invisible» o rayo, y que este rayo podía atravesar el pesado papel que cubría el tubo. Rápidamente hizo más experimentos y descubrió que estos nuevos rayos podían atravesar la mayoría de las sustancias y proyectar sombras de objetos sólidos en trozos de película.

Llamó al nuevo rayo rayos X, porque en matemáticas la «X» se utiliza para indicar la cantidad desconocida. En un mes, Roentgen presentó su informe a la Sociedad Físico-Médica de Wurzburgo y a sus amigos físicos de toda Europa.