Vino el amor capitulo 52

me enamoré, así que intenté transmitir en vivo el capítulo 54

«Iba disfrazada con mis gafas de sol y mi bufanda,algunos querían pillar la indirecta pero yo era mucho más lista y ya había ordenado que me trajeran mi Lexus a París antes de llegar, así que simplemente di un pequeño paseo hasta donde está aparcado mi Lexus.

«Ella tenía amigos que la hicieron meterse en un lío, fue manipulada y empujada por este llamado amigo, lo hizo por un maldito tipo que no podía amarla de vuelta y ella terminó muriendo en el proceso mientras ellos siguen vivos disfrutando de sus vidas» dije lentamente con dolor.

«Deja todo esto, menos mal que no conoces a las personas que creíste causantes de la muerte de tu madre… no quiero ni imaginar lo que les habrías hecho. El tío Liam hizo un buen trabajo al no revelártelos» dijo ella.

«He preguntado varias veces pero nadie está dispuesto a revelarme su identidad y Liam me advirtió que no volviera a preguntar, incluso papá no estaba dispuesto a revelármelo y fue entonces cuando me eché atrás» dije.

«Bueno, las escuelas son diferentes… ¡El instituto Neltodine está lleno de imbéciles y pervertidos que quieren que les rompan la cabeza todo el tiempo! Pero el instituto Makers es diferente, me gusta un poco el instituto» dije.

me enamoré, así que intenté hacer un livestreaming 53

Entró en su coche y no salió inmediatamente. Pasó cerca de diez minutos ahí dentro y si mi suposición es correcta, estaba llorando a mares. Me dieron ganas de correr a su coche y sacarla, para luego decirle que todo era una broma tonta.

Algo me dice que hay algo más en esto. Sé que quieren que cumpla el estúpido juramento que hicimos de que nunca amaríamos a una mujer, pero siento que lo están llevando demasiado lejos. Y hay una razón para sus acciones.

Me enfadé mucho porque me hicieron romper con Mari para poder reconciliarse conmigo. Querían que volviera a ser gay. ¿Creen que soy ese Will adolescente y tímido al que ordenan como si tuvieran mi mando a distancia?

«Te daré suficiente tiempo para que lo pienses. Por ahora te dejamos, pero volveremos a por ti», dijo y se dio la vuelta para irse con sus hombres. Quise decir algo más pero se me quedó en la garganta. Exhalé y miré detrás de mí hacia donde estaba Mari antes, lamentablemente ya se había ido.

«¡Oye! ¿Qué crees que estás haciendo? Vuelve a cambiar!» Le grité. Se rió suavemente y clavó sus ojos en los míos. Sus ojos eran hermosos y no podía dejar de mirarlos. Me hipnotizaban

siente lo que sientes, mi amor capítulo 53

Desde Little Britain, me dirigí, con mi cheque en el bolsillo, al hermano de Miss Skiffins, el contable; y el hermano de Miss Skiffins, el contable, yendo directamente a casa de Clarriker y trayendo a Clarriker a mí, tuve la gran satisfacción de concluir aquel acuerdo. Era la única cosa buena que había hecho, y la única cosa completada, desde que se me informó de mis grandes expectativas.

Al informarme Clarriker en aquella ocasión de que los asuntos de la Casa progresaban constantemente, que ahora podría establecer una pequeña sucursal en el Este, que era muy necesaria para la ampliación del negocio, y que Herbert, en su nueva calidad de socio, saldría y se haría cargo de ella, me di cuenta de que debía prepararme para una separación de mi amigo, aunque mis propios asuntos estuvieran más resueltos. Y ahora, en efecto, sentí como si mi última ancla se soltara, y pronto me viera arrastrado por los vientos y las olas.

Pero había recompensa en la alegría con que Herbert volvía a casa una noche y me contaba estos cambios, sin imaginarse que no me contaba ninguna noticia, y que esbozaba imágenes fantasiosas de él mismo llevando a Clara Barley al país de las Mil y Una Noches, y de mí yendo a reunirme con ellos (con una caravana de camellos, creo), y de todos nosotros remontando el Nilo y viendo maravillas. Sin ser optimista en cuanto a mi propia parte en estos brillantes planes, sentí que el camino de Herbert se estaba despejando rápidamente, y que el viejo Bill Barley no tenía más que ceñirse a su pimienta y ron, y su hija pronto estaría felizmente provista.