Usamos el 100 del cerebro

cómo utilizar el 100 por cien del cerebro

El cerebro humano y el cráneoEl mito del 10 por ciento del cerebro afirma que los seres humanos suelen utilizar sólo el 10 por ciento (o algún otro pequeño porcentaje) de su cerebro. Se ha atribuido erróneamente a muchas personas célebres, sobre todo a Albert Einstein[1]. Por extrapolación, se sugiere que una persona puede aprovechar este potencial no utilizado y aumentar la inteligencia.

Se han demostrado cambios en la materia gris y blanca tras nuevas experiencias y aprendizajes, pero aún no se ha demostrado en qué consisten dichos cambios[2] La noción popular de que grandes partes del cerebro permanecen sin utilizar y que, posteriormente, podrían «activarse», se basa en el folclore y no en la ciencia. Aunque aún no se han descrito completamente los mecanismos específicos de la función cerebral -por ejemplo, la memoria o la conciencia-, la fisiología del mapeo cerebral sugiere que todas las áreas del cerebro tienen una función y que se utilizan casi todo el tiempo[3][4].

Un origen probable del «mito del diez por ciento» son las teorías sobre la energía de reserva de los psicólogos de Harvard, William James y Boris Sidis. En la década de 1890, pusieron a prueba la teoría en la crianza acelerada del niño prodigio William Sidis. A partir de entonces, James dijo al público de sus conferencias que las personas sólo alcanzan una fracción de su pleno potencial mental, lo que se considera una afirmación plausible[5]. El concepto se impuso al circular dentro del movimiento de autoayuda de la década de 1920; por ejemplo, el libro Mind Myths: Exploring Popular Assumptions About the Mind and Brain incluye un capítulo sobre el mito del diez por ciento que muestra un anuncio de autoayuda del Almanaque Mundial de 1929 con la frase «NO HAY LÍMITE para lo que el cerebro humano puede lograr. Los científicos y los psicólogos nos dicen que sólo utilizamos alrededor del DIEZ POR CIENTO de nuestro poder cerebral»[6] Esto se convirtió en una particular «idea favorita»[7] del escritor y editor de ciencia ficción John W. Campbell, quien escribió en un cuento de 1932 que «ningún hombre en toda la historia utilizó siquiera la mitad de la parte pensante de su cerebro». [8] En 1936, el escritor y locutor estadounidense Lowell Thomas popularizó la idea -en un prólogo a la obra de Dale Carnegie Cómo ganar amigos e influir en la gente- al incluir el porcentaje falsamente preciso: «El profesor William James, de Harvard, solía decir que el hombre medio sólo desarrolla el diez por ciento de su capacidad mental latente»[9].

por qué solo utilizamos el 10 por ciento del cerebro

Esta noción parece firmemente arraigada en la cultura popular a pesar de los muchos esfuerzos por desacreditarla (Hughes, Lyddy y Lamb, 2013). Fue la base de la película Lucy (2014), que representaba lo que supuestamente ocurriría si una persona utilizara realmente todo el 100% de su capacidad cerebral. Se ha utilizado para justificar la creencia en poderes psíquicos pseudocientíficos y es un supuesto tácito en muchos programas de autoayuda diseñados para «liberar» el potencial humano sin explotar.

Hughes, et al. (2013) descubrieron que esta idea errónea (en adelante denominada el Mito del 10%) es uno de los conceptos erróneos más prevalentes entre el público. Más preocupante es el hallazgo de Dekker et al. (2012) de que alrededor del 50% de los profesores de primaria y secundaria de diferentes culturas también respaldan el Mito del 10%.

Hay una plétora de artículos y vídeos que desmienten este mito tanto en los medios de comunicación populares como en los neurocientíficos. Además, los neurocientíficos disponen ahora de herramientas para crear imágenes y seguir la actividad de cerebros vivos y en funcionamiento. Las más conocidas son la PET (tomografía por emisión de positrones) y la fMRI (resonancia magnética funcional). Estas técnicas, que se han generalizado en los últimos 25 años, han revolucionado nuestra comprensión del funcionamiento del cerebro. En las exploraciones PET, se inyecta en el sujeto un trazador radiactivo biológicamente activo (en el caso del cerebro, suele ser una forma de glucosa). El cerebro metaboliza el trazador y, al hacerlo, emite positrones. Cuanto más activa sea la estructura cerebral, mayor será la emisión de positrones. Los sensores detectan los positrones a través de la radiación gamma y luego un ordenador puede construir una representación tridimensional de la actividad cerebral basada en las concentraciones del trazador.

cuánto entendemos del cerebro

Uno de los mitos cerebrales más persistentes y difundidos afirma que sólo utilizamos el 10% de nuestro cerebro. ¡Qué sorpresa, si pensamos en el 90% de nuestro potencial cerebral, que no utilizamos! Los usuarios de un foro de Internet intentaron explicar este fenómeno: «Seguro que no utilizamos todo nuestro cerebro», escribe uno de ellos, «porque entonces no podríamos aprender cosas nuevas, ya que toda la capacidad cerebral estaría ya utilizada». Otra persona, por el contrario piensa: «sólo utilizamos una parte de nuestro cerebro, el resto sirve de reserva. Perdemos continuamente células cerebrales. Es decir: A lo largo de nuestra vida las utilizamos todas». Aparte de estas explicaciones, el mito del 10% se utiliza en las campañas publicitarias. La mayoría de las veces se encuentra en relación con ciertos productos de la nueva era para ejercitar el cerebro, que prometen el acceso a enormes áreas cerebrales no utilizadas, pero los vendedores son los que más se benefician de estos productos.

Otras personas intentan ampliar su capacidad cerebral mediante diversos métodos. Así, se ha afirmado que: «En las técnicas de meditación tradicionales de Asia, los porcentajes restantes del cerebro se utilizan para ampliar la conciencia y como ejercicio espiritual». En consecuencia, podríamos aprender de los monjes zen y los yoguis a utilizar todo nuestro cerebro. Y para los que no se presten a la meditación, podrían adquirir una mayor capacidad cerebral de forma más sencilla: a través de drogas como el cannabis. Imagínense lo que se podría alcanzar mediante la ampliación del uso del cerebro: Transmisión del pensamiento, inteligencia extremadamente alta, así como telequinesis.

¿utilizamos el 100% del cerebro?

Temas en línea: En el campo de las tecnologías del futuro, hay pocos temas que se discutan tan intensamente como la inteligencia artificial (IA). El tema es una fuente de ansiedad para muchas personas porque temen que la IA pueda superar al cerebro humano. ¿Puede disipar sus temores?

Henning Beck: No se puede hacer una comparación directa entre el cerebro humano y la IA. El cerebro siempre es mejor en situaciones con pocos datos, donde hay incertidumbre y con interacciones humanas. Los ordenadores, en cambio, son mejores cuando se tienen muchos datos y la situación de los mismos es clara y medible. Los ordenadores siguen reglas, mientras que nosotros podemos establecer nuevas reglas y también romperlas. Pensamos de forma interactiva y en conceptos, y cambiamos las cosas. Así que el cerebro humano sigue teniendo ventaja en muchos ámbitos.

Los ordenadores trabajan sobre la base de la entrada, seguida del procesamiento y luego la salida. En el caso del cerebro, el procesamiento y la salida son una misma cosa. Los pensamientos no son resultados similares a los de un ordenador. Son el producto de las interacciones entre las neuronas. En teoría, el número de pensamientos o estados que puede tener o percibir un cerebro humano en un solo momento es gigantesco; supera el número de átomos del universo por un factor enorme. El cerebro tiene 80.000 millones de neuronas. No se basa en datos y no computa pasos individuales utilizando unos y ceros. En cambio, trabaja con conceptos o categorías.