Que es el sistema limbico

fisiología del sistema límbico

El sistema límbico, también conocido como corteza paleomamífera, es un conjunto de estructuras cerebrales situadas a ambos lados del tálamo, inmediatamente debajo del lóbulo temporal medial del cerebro, principalmente en el cerebro anterior[1].

El sistema límbico alberga la mayor parte de la vida emocional y contribuye de forma decisiva a la formación de los recuerdos.

El sistema límbico fue definido originalmente por Paul D. MacLean como una serie de estructuras corticales que rodean el límite entre los hemisferios cerebrales y el tronco cerebral. El nombre «límbico» proviene de la palabra latina para la frontera, limbus, y estas estructuras se conocían en conjunto como el lóbulo límbico[5]. Estudios posteriores comenzaron a asociar estas áreas con procesos emocionales y motivacionales y las relacionaron con componentes subcorticales que luego se agruparon en el sistema límbico[6].

Actualmente, no se considera una entidad aislada responsable de la regulación neurológica de la emoción, sino una de las muchas partes del cerebro que regulan los procesos autonómicos viscerales[7], por lo que el conjunto de estructuras anatómicas que se consideran parte del sistema límbico es controvertido. Las siguientes estructuras son, o se han considerado, parte del sistema límbico:[8][9]

corteza cerebral

El sistema límbico, también conocido como corteza paleomamífera, es un conjunto de estructuras cerebrales situadas a ambos lados del tálamo, inmediatamente debajo del lóbulo temporal medial del cerebro, principalmente en el cerebro anterior[1].

El sistema límbico alberga la mayor parte de la vida emocional y contribuye de forma decisiva a la formación de los recuerdos.

El sistema límbico fue definido originalmente por Paul D. MacLean como una serie de estructuras corticales que rodean el límite entre los hemisferios cerebrales y el tronco cerebral. El nombre «límbico» proviene de la palabra latina para la frontera, limbus, y estas estructuras se conocían en conjunto como el lóbulo límbico[5]. Estudios posteriores comenzaron a asociar estas áreas con procesos emocionales y motivacionales y las relacionaron con componentes subcorticales que luego se agruparon en el sistema límbico[6].

Actualmente, no se considera una entidad aislada responsable de la regulación neurológica de la emoción, sino una de las muchas partes del cerebro que regulan los procesos autonómicos viscerales[7], por lo que el conjunto de estructuras anatómicas que se consideran parte del sistema límbico es controvertido. Las siguientes estructuras son, o se han considerado, parte del sistema límbico:[8][9]

formación reticular

El sistema límbico, también conocido como corteza paleomamífera, es un conjunto de estructuras cerebrales situadas a ambos lados del tálamo, inmediatamente debajo del lóbulo temporal medial del cerebro, principalmente en el cerebro anterior[1].

El sistema límbico alberga la mayor parte de la vida emocional y contribuye de forma decisiva a la formación de los recuerdos.

El sistema límbico fue definido originalmente por Paul D. MacLean como una serie de estructuras corticales que rodean el límite entre los hemisferios cerebrales y el tronco cerebral. El nombre «límbico» proviene de la palabra latina para la frontera, limbus, y estas estructuras se conocían en conjunto como el lóbulo límbico[5]. Estudios posteriores comenzaron a asociar estas áreas con procesos emocionales y motivacionales y las relacionaron con componentes subcorticales que luego se agruparon en el sistema límbico[6].

Actualmente, no se considera una entidad aislada responsable de la regulación neurológica de la emoción, sino una de las muchas partes del cerebro que regulan los procesos autonómicos viscerales[7], por lo que el conjunto de estructuras anatómicas que se consideran parte del sistema límbico es controvertido. Las siguientes estructuras son, o se han considerado, parte del sistema límbico:[8][9]

wikipedia

El sistema límbico, también conocido como corteza paleomamífera, es un conjunto de estructuras cerebrales situadas a ambos lados del tálamo, inmediatamente debajo del lóbulo temporal medial del cerebro, principalmente en el cerebro anterior[1].

El sistema límbico alberga la mayor parte de la vida emocional y contribuye de forma decisiva a la formación de los recuerdos.

El sistema límbico fue definido originalmente por Paul D. MacLean como una serie de estructuras corticales que rodean el límite entre los hemisferios cerebrales y el tronco cerebral. El nombre «límbico» proviene de la palabra latina para la frontera, limbus, y estas estructuras se conocían en conjunto como el lóbulo límbico[5]. Estudios posteriores comenzaron a asociar estas áreas con procesos emocionales y motivacionales y las relacionaron con componentes subcorticales que luego se agruparon en el sistema límbico[6].

Actualmente, no se considera una entidad aislada responsable de la regulación neurológica de la emoción, sino una de las muchas partes del cerebro que regulan los procesos autonómicos viscerales[7], por lo que el conjunto de estructuras anatómicas que se consideran parte del sistema límbico es controvertido. Las siguientes estructuras son, o se han considerado, parte del sistema límbico:[8][9]