El blog de pedro pitarch

Proyectos de pedro pitarch

Se identifican los escenarios. Esferas que se comportan como un marco relacional para cada agente metropolitano. Esas escenas son paisajes susceptibles de ser modificados o desdibujados por la interacción de los diferentes agentes. Cada pieza, cada escena, cada isla, se comporta como un laboratorio. Se establece una «laboratorización» de la ciudad como archipiélago.

Se presentan siete casos concretos, del compendio de islas que configuran el proyecto para la ciudad. Siete documentos. Uno por cada isla: planta, sección, alzado, imagen, estructura, detalle y axonometría. Siete situaciones desglosadas, que no se limitarán a explicar las islas metropolitanas por separado, sino que trazarán un proyecto unitario que constituye el relato de la ciudad de Madrid como archipiélago.

En lugar de analizar la condición post-post de la ciudad contemporánea como un estado de crisis, bajo la necesidad de corrección, deberíamos tratar las condiciones radicalmente inmanentes de la ciudad como un modelo proyectivo para la propia metrópolis.

Ha trabajado en OMA / AMO (Rem Koolhaas), Federico Soriano Arquitectos Asociados (S & Aa) y Burgos & Garrido. Ha realizado colaboraciones multimedia con Izaskun Chinchilla y Andrés Perea, desarrollando una aproximación a las condiciones arquitectónicas a través de herramientas interdisciplinares.

Pedro

El proyecto Counternatures examina la cuestión de cómo se desarrollan actualmente la tensión y la interacción entre los espacios públicos y privados, que han formado nuestro entorno durante siglos. En la ciudad actual, cada vez más moldeada por el mundo digital, las fronteras de la urbanidad y la domesticidad se difuminan. Diversas esferas de uso del espacio se sitúan unas junto a otras de forma contrapuesta, formando las denominadas contrapartidas.

Esto cambia las atribuciones funcionales de la arquitectura, permitiendo que surjan nuevas tipologías residenciales. La arquitectura ya no se consume, sino que se convierte en un lugar en el que se producen incesantemente esas contrapartidas, que se construyen constantemente como parte de la vida cotidiana tras la revolución digital. Los edificios deben hacer justicia a estas diferentes necesidades, ya que las casas se convierten de repente en el hogar de partes de la esfera pública: la retransmisión de un concierto convierte el salón en un auditorio, el dormitorio se convierte en un estadio a través de la transmisión en directo de las finales de fútbol o de los juegos online. El pasillo se transforma en una pasarela desde la que se comparten consejos de moda con los seguidores y la cocina en un mercado en el que puede instalarse temporalmente una tienda pop-up, el comedor se convierte en una sala de conferencias, el armario en un museo de objetos privados y un estudio de artista. Tanto los espacios domésticos como los urbanos albergan así nuevos ámbitos en los que las posibilidades de las relaciones sociales se utilizan de formas hasta ahora desconocidas.

Nuevo museo de chipre pedro pitarch

Se identifican las escenas. Esferas que se comportan como un marco relacional para cada agente metropolitano. Esas escenas son paisajes susceptibles de ser modificados o desdibujados por la interacción de los distintos agentes. Cada pieza, cada escena, cada isla, se comporta como un laboratorio. Se establece una «laboratorización» de la ciudad como archipiélago.

Se presentan siete casos concretos, del compendio de islas que configuran el proyecto para la ciudad. Siete documentos. Uno por cada isla: planta, sección, alzado, imagen, estructura, detalle y axonometría. Siete situaciones desglosadas, que no se limitarán a explicar las islas metropolitanas por separado, sino que trazarán un proyecto unitario que constituye el relato de la ciudad de Madrid como archipiélago.

En lugar de analizar la condición post-post de la ciudad contemporánea como un estado de crisis, bajo la necesidad de corrección, deberíamos tratar las condiciones radicalmente inmanentes de la ciudad como un modelo proyectivo para la propia metrópolis.

Ha trabajado en OMA / AMO (Rem Koolhaas), Federico Soriano Arquitectos Asociados (S & Aa) y Burgos & Garrido. Ha realizado colaboraciones multimedia con Izaskun Chinchilla y Andrés Perea, desarrollando una aproximación a las condiciones arquitectónicas a través de herramientas interdisciplinares.

El blog de pedro pitarch 2021

A diferencia de las nociones occidentales del alma como la esencia o la parte más nativa del ser humano, los indios tzeltales de Chiapas (México) consideran el alma ante todo como un Otro. Formada por seres que personifican la antítesis de su ser nativo -animales como el colibrí o el jaguar, fenómenos atmosféricos como el rayo o el arco iris, o espíritus de apariencia europea como los sacerdotes católicos o los músicos evangélicos- las almas tzeltales representan la máxima expresión de lo ajeno. Y como sus almas envuelven lo ajeno y lo Otro, los tzeltales contienen en sí mismos la historia de su relación con los europeos desde el inicio de la conquista española hasta la actualidad. Así, entender el yo indígena abre una ventana a la concepción tzeltal de la cultura y la comunidad, a sus nociones de identidad y alteridad, y a su interpretación de las relaciones interétnicas y los tipos de memoria histórica.

En esta etnografía pionera, publicada originalmente en español en 1996 con el título Ch’ulel: una etnografía de las almas tzeltales y ahora ampliamente reescrita y ampliada en inglés, Pedro Pitarch ofrece una nueva comprensión de los conceptos indígenas del alma, la persona y la memoria histórica en los Altos de Chiapas. Explorando numerosos aspectos de la cultura y la historia indígenas -medicina y chamanismo, geografía y cosmología, y política y parentesco, entre otros-, se compromete a replantear radicalmente cuestiones clásicas de la antropología mesoamericana, como etnicidad y alteridad, comunidad y tradición, y cambio y permanencia.