Quien descubrio la depresion

un nuevo análisis de sangre puede ayudar a detectar la depresión, según un estudio

Pulse TMS está actualmente abierto y sigue las directrices de los CDC para proteger a nuestro personal y a los pacientes. Estamos ajustando las precauciones según sea necesario para optimizar la seguridad. Conozca más sobre lo que estamos haciendo aquí.

La depresión y sus variedades unipolares son una de las enfermedades emocionales y psicológicas más antiguas conocidas por el hombre. En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud estima que más de 300 millones de personas en todo el mundo padecen esta enfermedad. Los síntomas de la depresión son conductuales, emocionales y físicos. Quienes la padecen experimentan un marcado cambio en su estado de ánimo, su perspectiva y sus hábitos. Pueden pasar de ser extrovertidos y seguros de sí mismos a ser negativos y retraídos socialmente. La depresión puede hacer que alguien deje su trabajo, deje de ir a la escuela o se divorcie de su cónyuge. La enfermedad causa estragos en la vida personal y profesional de una persona, y también puede provocar síntomas físicos, como dolores, dolores musculares, fatiga severa y lentitud de movimientos.

Desde que comenzó la historia escrita y registrada hace varios milenios, la depresión ha sido diagnosticada, tratada y estudiada. El primer caso registrado de la enfermedad se escribió en textos mesopotámicos en el siglo II a.C. La comprensión de las enfermedades mentales era rudimentaria, en el mejor de los casos. Las antiguas civilizaciones mesopotámica, china y egipcia pensaban que las influencias demoníacas causaban la depresión. Los sacerdotes, chamanes y líderes y autoridades religiosas exorcizaban a los enfermos de depresión. Los tratamientos en las sociedades en las que se pensaba que los trastornos mentales tenían su origen en el mundo demoníaco y las artes oscuras eran bárbaros. A los enfermos se les ponía grilletes, se les golpeaba o se les hacía pasar hambre. En la Europa medieval, las personas que se consideraban deprimidas también eran ahogadas o quemadas como brujas. Los europeos medievales pensaban que el trastorno era contagioso y que había que destruir a todos los enfermos o encerrarlos como si fueran prisioneros.

se descubre un nuevo vínculo genético entre la ansiedad y la depresión

Hay muchas cosas que influyen en que una persona se deprima. Algunas son biológicas, como los genes, la química del cerebro y las hormonas. Otra es el entorno, como la luz del día y las estaciones, o las situaciones sociales y familiares a las que nos enfrentamos. Y otra es la personalidad, como la forma en que reaccionamos a los acontecimientos de la vida o los sistemas de apoyo que creamos para nosotros mismos. Todos estos factores pueden contribuir a determinar si una persona se deprime o no.

Las investigaciones demuestran que la depresión es hereditaria. Algunas personas heredan genes que contribuyen a la depresión. Pero no todas las personas que tienen un familiar con depresión la desarrollarán también. Y muchas personas sin antecedentes familiares de depresión se deprimen igualmente. Así que los genes son un factor, pero no son la única razón de la depresión.

Unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores ayudan a enviar mensajes entre las células nerviosas del cerebro. Algunos neurotransmisores regulan el estado de ánimo. Cuando una persona está deprimida, estos neurotransmisores pueden ser escasos o poco eficaces.

mis prácticas y hábitos diarios para combatir la depresión – tim ferriss

Lo que antes se conocía como melancolía y ahora se conoce como depresión clínica, depresión mayor o simplemente depresión y comúnmente se denomina trastorno depresivo mayor por muchos profesionales de la salud, tiene una larga historia, con condiciones similares que se describen al menos desde la época clásica.

En la antigua Grecia, se pensaba que las enfermedades se debían a un desequilibrio de los cuatro fluidos corporales básicos, o humores. También se pensaba que los tipos de personalidad estaban determinados por el humor dominante en una persona concreta. Derivada del griego antiguo melas, «negro», y kholé, «bilis»,[1] la melancolía fue descrita como una enfermedad distinta con síntomas mentales y físicos particulares por Hipócrates en sus Aforismos, donde caracterizó todos los «miedos y abatimientos, si duran mucho tiempo» como sintomáticos de la dolencia[2].

Más tarde, Aretaeus de Capadocia señaló que los enfermos estaban «apagados o severos; abatidos o irracionalmente tórpidos, sin ninguna causa manifiesta». La teoría humoral cayó en desuso, pero fue recuperada en Roma por Galeno. La melancolía era un concepto mucho más amplio que el de la depresión actual; se daba importancia a un conjunto de síntomas de tristeza, abatimiento y desánimo, y a menudo se incluían el miedo, la ira, los delirios y las obsesiones[3].

los científicos han descubierto que los medicamentos contra el cáncer y la depresión

Encontrar un terapeuta que hable tu idioma puede ser todo un reto en Alemania. En este artículo he recopilado algunos recursos en los que las personas que no hablan alemán pueden encontrar el apoyo y la atención que necesitan para su bienestar emocional.

Sin embargo, también tienen una base de datos de líneas de ayuda para crisis multilingües. Aquí puedes encontrar una línea de ayuda en tu lengua materna.  Haga clic en su país y encuentre el número de líneas de ayuda en las que puede encontrar un consejero que hable en su lengua materna.

La IASP es una base de datos internacional que permite encontrar recursos, guías e información sobre la prevención del suicidio en todo el mundo. Puedes utilizar este mapa para encontrar una línea de ayuda específica para tu zona geográfica y tu idioma.

Desgraciadamente, la reserva de sesiones en la oficina puede llevar mucho tiempo en Alemania. Según la Cámara Federal de Psicoterapeutas de Alemania, se necesitan más de tres meses para conseguir incluso la primera cita con un terapeuta.

Para reservar una consulta puede ponerse en contacto con el terapeuta o terapeutas de su elección directamente a través de sus perfiles. Puede utilizar los filtros para acotar el tipo de enfoque terapéutico, o los métodos de pago o incluso la identidad religiosa, étnica o de género, etc.