Estados menos racistas de estados unidos

ibram x. kendi sobre antirracismo, anticapitalismo y

Margaret Hagerman no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

En mi nuevo libro, «White Kids: Growing Up with Privilege in a Racially Divided America» (Niños blancos: Creciendo con privilegios en una América racialmente dividida), exploro cómo 36 niños blancos y acomodados piensan y hablan sobre la raza, el racismo, los privilegios y la desigualdad en su vida cotidiana.

Utilizando datos de encuestas, descubrieron que los jóvenes blancos expresan menos prejuicios que las generaciones anteriores. Por ejemplo, el apoyo de los blancos a las escuelas segregadas -una medida tradicional de los prejuicios raciales- ha disminuido drásticamente en un período de 50 años. Y las encuestas muestran que los blancos más jóvenes son menos propensos a expresar estereotipos raciales que los blancos de más edad.

Por ejemplo, según los datos de una encuesta nacional, los estudiantes de último año de secundaria expresan cada vez más una forma de prejuicio que el sociólogo Tyrone Forman denomina «apatía racial»: una «indiferencia hacia la desigualdad social, racial y étnica y la falta de compromiso con las cuestiones sociales relacionadas con la raza».

los 10 estados más racistas de estados unidos

El asesinato de George Floyd a manos de la policía ha reavivado el interés nacional por avanzar hacia la justicia racial. Ha provocado una nueva ronda de introspección sobre el racismo que está profundamente arraigado en muchas políticas e instituciones estadounidenses. La segregación residencial racial es un rasgo distintivo omnipresente y persistente: nuestras ciudades han estado literalmente divididas por la raza y, como han demostrado numerosos estudios, esto ha reducido las oportunidades, perpetuado la pobreza, limitado la movilidad económica y erosionado la riqueza de los negros. Hoy examinamos más de cerca la segregación racial en las mayores ciudades del país.

El índice más común de segregación racial es el índice de disimilitud, que mide el grado en que diferentes grupos de personas viven en diferentes barrios de una ciudad o área metropolitana.    El índice oscila entre el cero (perfectamente integrado, donde la composición de cada barrio coincide con la composición de la región más amplia) y el uno (completamente segregado, donde cada barrio está formado exclusivamente por personas de un único grupo racial o étnico).    El índice de disimilitud expresa el porcentaje de la población que tendría que trasladarse a un barrio diferente para que la composición racial/étnica de cada barrio coincidiera con la del área más amplia.

¿son estos los lugares más racistas de estados unidos?

Más de 150 años después de que la 13ª Enmienda aboliera la esclavitud en Estados Unidos, la mayoría de los adultos estadounidenses afirman que el legado de la esclavitud sigue influyendo en la posición de los negros en la sociedad estadounidense actual. Más de cuatro de cada diez dicen que el país no ha avanzado lo suficiente hacia la igualdad racial, y existe cierto escepticismo, especialmente entre los negros, de que éstos lleguen a tener los mismos derechos que los blancos, según una nueva encuesta del Pew Research Center.

Las opiniones sobre el estado actual de las relaciones raciales -y el manejo del tema por parte del presidente Donald Trump- también son negativas. Alrededor de seis de cada diez estadounidenses (58%) dicen que las relaciones raciales en Estados Unidos son malas, y de ellos, pocos las ven mejorar. Un 56% piensa que el presidente ha empeorado las relaciones raciales; sólo un 15% dice que ha mejorado las relaciones raciales y otro 13% dice que ha intentado pero no ha conseguido avanzar en esta cuestión. Además, aproximadamente dos tercios dicen que es más común que la gente exprese opiniones racistas desde que Trump llegó a la presidencia.

mis pensamientos sobre el racismo en alemania vs estados unidos

El senador republicano de Carolina del Sur, Tim Scott, sorprendió a mucha gente cuando, en respuesta al discurso del presidente Joe Biden en el Congreso, declaró que «Estados Unidos no es un país racista».  Admitió que él mismo había experimentado «el dolor de la discriminación», y señaló: «Sé lo que se siente cuando te paran sin motivo, cuando te siguen por una tienda mientras compras».  Al día siguiente, al ser preguntada en el programa Good Morning America de la cadena ABC, la vicepresidenta Kamala Harris pareció estar de acuerdo con Scott cuando dijo: «No creo que Estados Unidos sea un país racista». Sin embargo, inmediatamente después de esta frase se apresuró a señalar: «Pero también tenemos que decir la verdad sobre la historia del racismo en nuestro país y su existencia en la actualidad.»

Como dijo Soledad O’Brien, «a mí me parece un país racista», en respuesta a Scott, pero parece que también se aplica a los comentarios de Harris. El presidente Biden, que pareció no andarse con rodeos durante su discurso, declaró: «Tenemos una oportunidad real de erradicar el racismo sistémico que asola Estados Unidos». Sin embargo, Biden pareció retractarse de sus comentarios en The Today Show para alinearse más con Harris y Scott (hasta cierto punto) al señalar que la esclavitud y las leyes de Jim Crow tenían un coste.