Elecciones municipales coruña

Política de almería

La circunscripción fue creada por la Ley de Reforma Política de 1977 y se disputó por primera vez en las elecciones generales de 1977. La Ley preveía que las provincias de España se establecieran como circunscripciones plurinominales en el Congreso de los Diputados,[2] manteniéndose esta regulación en la Constitución Española de 1978. Además, la Constitución exige que cualquier modificación de los límites provinciales se apruebe mediante ley orgánica, necesitando la mayoría absoluta de las Cortes Generales[3].

El voto se basa en el sufragio universal, que comprende a todos los nacionales mayores de dieciocho años y en pleno goce de sus derechos políticos. La única excepción fue en 1977, cuando se limitó a los nacionales mayores de veintiún años y en pleno goce de sus derechos políticos y civiles. Las enmiendas a la ley electoral de 2011 exigen que los españoles en el extranjero soliciten el voto antes de que se les permita votar, un sistema conocido como «voto rogado»[4]. 348 escaños se eligen mediante el método D’Hondt y una lista cerrada de representación proporcional, con un umbral electoral del tres por ciento de los votos válidos -que incluye los votos en blanco- que se aplica en cada circunscripción. Cada circunscripción provincial tiene derecho a un mínimo inicial de dos escaños, y los 248 restantes se distribuyen en proporción a su población. A Ceuta y Melilla se les asignan los dos escaños restantes, que se eligen mediante el voto plural[3][5][6] El uso del método D’Hondt puede dar lugar a un umbral efectivo más alto, dependiendo de la magnitud del distrito[7].

Elecciones en alicante

La circunscripción fue creada según la Ley de Reforma Política de 1977 y se disputó por primera vez en las elecciones generales de 1977. La Ley preveía que las provincias de España se establecieran como circunscripciones plurinominales en el Congreso de los Diputados,[2] manteniéndose esta regulación en la Constitución Española de 1978. Además, la Constitución exige que cualquier modificación de los límites provinciales se apruebe mediante ley orgánica, necesitando la mayoría absoluta de las Cortes Generales[3].

El voto se basa en el sufragio universal, que comprende a todos los nacionales mayores de dieciocho años y en pleno goce de sus derechos políticos. La única excepción fue en 1977, cuando se limitó a los nacionales mayores de veintiún años y en pleno goce de sus derechos políticos y civiles. Las enmiendas a la ley electoral de 2011 exigen que los españoles en el extranjero soliciten el voto antes de que se les permita votar, un sistema conocido como «voto rogado»[4]. 348 escaños se eligen mediante el método D’Hondt y una lista cerrada de representación proporcional, con un umbral electoral del tres por ciento de los votos válidos -que incluye los votos en blanco- que se aplica en cada circunscripción. Cada circunscripción provincial tiene derecho a un mínimo inicial de dos escaños, y los 248 restantes se distribuyen en proporción a su población. A Ceuta y Melilla se les asignan los dos escaños restantes, que se eligen mediante el voto plural[3][5][6] El uso del método D’Hondt puede dar lugar a un umbral efectivo más alto, dependiendo de la magnitud del distrito[7].

Bng wiki

Así que eso es lo que somos, somos gente normal que viene de los movimientos sociales, de la calle, asumiendo responsabilidades por nuestras ciudades formando parte de las instituciones y conservando nuestra forma de hacer política.

Lo recalcamos mucho en nuestra campaña de 2015 y lo seguimos diciendo también hoy: hay que abrir puertas y ventanas en la administración pública y hacer que las instituciones funcionen para la gente, y que estén a la altura de los tiempos actuales.

Creo que nuestros escaños en el gobierno local han contribuido a un mejor modelo de ciudad, más sostenible, más feminista y con un mayor nivel de participación, pero necesitamos seguir en el poder para tener más tiempo para convertir esta transformación en algo que se quede.

Ahora estamos en plena campaña para las próximas elecciones municipales y las próximas dos semanas serán muy intensas para nosotras. Nuestro objetivo es defender y proteger lo que hemos conseguido con alegría, aunque a veces ha sido y sigue siendo difícil porque tanto la oposición como los medios de comunicación son muy duros con nosotros. Todavía nos critican a menudo porque algunos piensan que «no podemos estar donde estamos, que la gente normal no debería estar en el poder». En cambio, queremos demostrarles que se equivocan una vez más, demostrando que seguimos teniendo mucha energía y ganas de seguir trabajando en políticas mejores para la ciudad.

Elecciones en asturias

La circunscripción fue creada por la Ley de Reforma Política de 1977 y se disputó por primera vez en las elecciones generales de 1977. La Ley preveía que las provincias de España se establecieran como circunscripciones plurinominales en el Congreso de los Diputados,[2] manteniéndose esta regulación en la Constitución Española de 1978. Además, la Constitución exige que cualquier modificación de los límites provinciales se apruebe mediante ley orgánica, necesitando la mayoría absoluta de las Cortes Generales[3].

El voto se basa en el sufragio universal, que comprende a todos los nacionales mayores de dieciocho años y en pleno goce de sus derechos políticos. La única excepción fue en 1977, cuando se limitó a los nacionales mayores de veintiún años y en pleno goce de sus derechos políticos y civiles. Las enmiendas a la ley electoral de 2011 exigen que los españoles en el extranjero soliciten el voto antes de que se les permita votar, un sistema conocido como «voto rogado»[4]. 348 escaños se eligen mediante el método D’Hondt y una lista cerrada de representación proporcional, con un umbral electoral del tres por ciento de los votos válidos -que incluye los votos en blanco- que se aplica en cada circunscripción. Cada circunscripción provincial tiene derecho a un mínimo inicial de dos escaños, y los 248 restantes se distribuyen en proporción a su población. A Ceuta y Melilla se les asignan los dos escaños restantes, que se eligen mediante el voto plural[3][5][6] El uso del método D’Hondt puede dar lugar a un umbral efectivo más alto, dependiendo de la magnitud del distrito[7].