La Biblioteca de Aragón presenta en una exposición 58 fotografías en blanco y negro de célebres autores

La Biblioteca de Aragón inaugura hoy una exposición fotográfica que reúne 58 retratos en blanco y negro de célebres escritores y pensadores del panorama internacional. El fotógrafo y editor Mario Muchnik presenta en ‘Retratos literarios’ imágenes tomadas desde los años 60 hasta la actualidad, en una exposición que podrá visitarse hasta el 3 de diciembre.

La consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, la directora de la Biblioteca de Aragón, Pilar Navarrete, y el autor Mario Muchnik inauguraron hoy esta exposición, que simboliza “un testimonio de amistad” para con todos los autores retratados, explicó Muchnik.

El autor precisó que “ninguna de las fotografías fue tomada porque el personaje fuera un autor”, sino que los retrató “porque son amigos”. Así, la muestra es “una trayectoria entre amigos” a lo largo de varias décadas.

La exposición, que forma parte de un proyecto más amplio titulado ‘Instantes robados’, muestra diferentes instantes vividos por los autores y, con cada imagen, se deja constancia de un encuentro entre Mario Muchnik y los personajes retratados, entre ellos escritores como Rafael Alberti, Francisco Ayala, Ana María Matute, Simone de Beauvoir, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, César Antonio Molina (actual ministro de Cultura), Umberto Eco o Ryszard Kapuszinsky. La imagen más antigua corresponde a Marcos Ana y fue tomada en 1963, mientras que las más recientes se realizaron en 2007.

Mario Muchnik explicó que fue precisamente César Antonio Molina, cuando ejercía como director del Círculo de Bellas Artes de Madrid, quien “me descubrió como fotógrafo cuando tenía 72 años y me propuso organizar una exposición” que terminó por dar forma al proyecto ‘Instantes robados’, en sus dos vertientes: crónica de viajes y retratos literarios. Esta última selección de imágenes es la que llega ahora a Zaragoza, tras recorrer Oviedo, Badajoz, Gijón, o Frankfurt.

Por su parte, la consejera de Educación, Cultura y Deporte, María Victoria Broto, indicó que “nos impresiona ver estas fotografías”, porque los retratos “completan la obra literaria de los autores” y son “una forma de darlos a conocer”.

Además, sobre la ubicación de la muestra en una biblioteca, Broto advirtió que las bibliotecas “no pueden ser meras prestadoras de libros” y, por ello, apostó porque “la cultura se expanda desde aquí”, con cursos e iniciativas como esta exposición de retratos.

DESAPEGO

Con una cámara fotográfica colgada de su hombro, porque “nunca se sabe a quien te vas a encontrar” o qué se puede observar durante el día, Mario Muchnik mostró su preocupación por el “fenómeno mundial de desapego al papel” que se está dando en la actualidad, fruto –en su opinión– “de la influencia molesta de internet y de estas tonterías como los teléfonos, la televisión y las videoconsolas”.

Muchnik defendió que estos aparatos tecnológicos “pueden ser fruto de placer, pero para mi el placer más grande en el plano cultural es la lectura”. Por ello, “me molesta mucho que los jóvenes y especialmente sus maestros no corrijan este error histórico de querer que los jóvenes aprendan a utilizar el ordenador y descuiden la lectura”, de forma que ahora “ya no saben leer ni descifrar” un libro.

Así, aunque “estoy muy preocupado, espero que el libro se salve con las ediciones locales pequeñas, que no son fuente de gran negocio” y, en este sentido, aseguró que el libro “no debería haber sido jamás un negocio”. De hecho, “el libro, si se salva, será porque lo sacamos del círculo económico”, en el que en estos momentos “el más barato de los productos culturales es el libro”.

MARIO MUCHNIK

Mario Muchnik nació en Buenos Aires en 1931. Se licenció en Física en Nueva York, en 1953, y obtuvo el doctorado en Física en la Universitá degli Studi de Roma. Dejo la física en 1966 y consiguió su primer trabajo editorial en París en 1968.

En 1973 fundó con su padre Muchnik Editores en Barcelona; fue director general de Seix Barral en 1982 y 1983, y director general de Anaya y Mario Muchnik entre 1991 y 1997. Desde 1998, el editor, fotógrafo y escritor es propietario, director y administrador del Taller de Mario Muchnik en Madrid.

Escribe un comentario