Lesa humanidad venezuela

La cpi investigará los crímenes contra la humanidad perpetrados

La Misión investigó 223 casos, de los cuales 48 se incluyen como estudios de casos en profundidad en el informe de 411 páginas. Revisó otros 2.891 casos para corroborar los patrones de violaciones y crímenes.

Aun reconociendo la naturaleza de la crisis y las tensiones en el país, y las responsabilidades del Estado de mantener el orden público, la Misión constató que el gobierno, los agentes del Estado y los grupos que trabajan con ellos habían cometido violaciones atroces. Identificó patrones de violaciones y crímenes que estaban altamente coordinados de acuerdo con las políticas del Estado, y que formaban parte de un curso de conducta generalizado y sistemático, por lo que constituían crímenes contra la humanidad.

La Misión determinó que las autoridades estatales de alto nivel tenían y ejercían poder y supervisión sobre las fuerzas de seguridad y los organismos de inteligencia identificados en el informe como responsables de estas violaciones. El presidente Maduro y los ministros de Interior y de Defensa estaban al tanto de los crímenes. Dieron órdenes, coordinaron actividades y suministraron recursos para promover los planes y políticas bajo los cuales se cometieron los crímenes.

La onu acusa al gobierno de maduro de crímenes de lesa humanidad

«Respetamos su decisión como Estado, aunque hemos dejado claro que no la compartimos», dijo. «Hemos firmado un acuerdo que sí garantiza, de manera efectiva, la cooperación, la complementariedad positiva, el apoyo mutuo, el diálogo constructivo para buscar la verdad y la justicia.»

José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división de las Américas de Human Rights Watch, dijo el miércoles por la noche que la «decisión -la primera en la historia de América Latina- da esperanza de justicia a los cientos de víctimas de la brutal represión del régimen de Maduro».

La CPI lleva a cabo un examen preliminar sobre el país desde 2018, y la predecesora de Khan, Fatou Bensouda, dijo que había una «base razonable» para creer que el gobierno había cometido crímenes de lesa humanidad.

Durante la visita de tres días de Khan a la nación sudamericana, que comenzó el domingo, pequeños grupos de familiares de las víctimas de presuntos abusos de derechos realizaron protestas callejeras exigiendo una audiencia con Khan.

El fiscal de la CPI alabó el «diálogo constructivo» que mantuvo tras las reuniones con Maduro, la vicepresidenta Delcy Rodríguez, el fiscal general Tarek William Saab y representantes del Tribunal Supremo.

Crímenes de lesa humanidad en juicio – la cpi en venezuela

Los Estados parte del Estatuto de Roma se someten a la jurisdicción de la Corte Penal Internacional (CPI). Esta Corte permanente y autónoma juzga a individuos por crímenes internacionales atroces, incluidos los crímenes de lesa humanidad (CAH). Crímenes como el asesinato, el encarcelamiento o la tortura, cuando se cometen como parte de un ataque generalizado o sistemático dirigido contra una población civil, con conocimiento del ataque, se conocen como CAH. Según el Estatuto, las jurisdicciones nacionales son las principales responsables de investigar y enjuiciar a los responsables de los crímenes internacionales. Por tanto, antes de poder ejercer su competencia, la CPI debe determinar que un Estado Parte no quiere o no puede perseguir los crímenes de lesa humanidad de manera efectiva.

Las denuncias de crímenes de lesa humanidad en Venezuela, Estado parte del Estatuto, han circulado por las noticias y las redes sociales desde 2002. Pero en 2017, los asesinatos, encarcelamientos y torturas generalizados y sistemáticos, presuntamente cometidos por las fuerzas de seguridad y los colectivos (grupos armados del gobierno) venezolanos, llamaron la atención de la comunidad internacional. Este artículo sostiene que esos crímenes son CAH, y que el poder judicial venezolano no está dispuesto ni es capaz de enjuiciar realmente a los posibles acusados. Por lo tanto, la CPI debe afirmar su jurisdicción y juzgar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y al secretario del Interior, Néstor Reverol, por CAH.

Las fuerzas de seguridad de maduro cometieron «crímenes de lesa humanidad

Los autores del informe sostienen que es probable que el presidente Nicolás Maduro haya «desviado la cadena de mando» para asegurar la comisión de crímenes, incluyendo al jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

Entre ellos se encuentran las operaciones de lucha contra el crimen por parte del Estado, las «detenciones y torturas por motivos políticos» por parte de los organismos de inteligencia del Estado, y la «respuesta cada vez más violenta» a las protestas masivas de la oposición, incluso el año pasado.

Las autoridades estatales tampoco intervinieron en varios casos en los que manifestantes fueron asesinados por grupos civiles armados conocidos como «colectivos», señalaron los autores del informe, en medio de una mayor «dependencia del Estado de la coordinación militar-civil para mantener el orden público en los últimos años».

«Por lo que podemos ver, no hay constancia de ninguna investigación seria sobre quienes tienen un mayor nivel de responsabilidad en cuanto a la organización de la delincuencia y la instigación de este tipo de delitos que se han cometido», afirmó Paul Seils, coautor del informe.