Amancio ortega evasion de impuestos

stradivarius (inditex) piratea camisetas

Forbes lleva meses investigando cómo y por qué algunos de los más ricos del mundo, como Bernard Arnault, de LVMH, y Amancio Ortega, de Zara, han aparcado casi 30.000 millones de dólares en activos -desde aviones y helicópteros hasta viñedos y hoteles de lujo- en sociedades de cartera en el centro financiero europeo, que tiene la mitad del tamaño de Delaware.

En agosto, el magnate francés Bernard Arnault -la tercera persona más rica del mundo y presidente del conglomerado de lujo LVMH- vendió su participación del 5,5% en el minorista francés Carrefour por unos 850 millones de dólares. Según los informes anuales, poseía la mayor parte de esas acciones a través de Cervinia Europe, una empresa registrada en el pequeño país europeo de Luxemburgo. Arnault creó Cervinia Europe en 2013 y luego transfirió parte de su participación en Carrefour a la firma desde otra entidad luxemburguesa, Blue Capital S.a.r.l., que había creado para mantener sus acciones de Carrefour en 2007, cuando compró por primera vez una participación del 9,1%.

Estos no son los únicos activos de Arnault que posee a través de Luxemburgo, un centro financiero con la mitad del tamaño geográfico de Delaware. Aparte de la participación en Carrefour, posee más de dos docenas de entidades con sede en Luxemburgo que tenían 1.600 millones de dólares en inversiones privadas hasta diciembre de 2020. Algunos beneficios notables: Si Arnault liquida Cervinia Europe, puede quedarse con las ganancias (y el efectivo de la venta de las acciones de Carrefour) libres de impuestos. Y gracias a la exención fiscal del 100% de los dividendos en Luxemburgo -una exención que entra en vigor después de que una sociedad de cartera haya mantenido al menos 1,4 millones de dólares en acciones, o el 10% de las acciones de una empresa durante un año- puede haber cobrado casi 900 millones de dólares en dividendos de Carrefour desde 2007 libres de impuestos. Un portavoz de Arnault no quiso hacer comentarios.

el estilo de vida multimillonario de los nuevos marajás de la india

En respuesta a un informe publicado hoy por Los Verdes/Alianza Libre Europea, que revela que Inditex, propietaria de la cadena mundial de moda Zara, evitó pagar 585 millones de euros en impuestos en Europa entre 2011 y 2014, Susana Ruiz, responsable de política fiscal de Oxfam, ha declarado:

«La evasión fiscal de las empresas sigue estando de moda y son las personas más pobres de la sociedad las que pagan el precio: sus facturas de impuestos aumentan y los servicios de salud y educación de los que dependen se recortan cuando los gobiernos intentan compensar la caída de los ingresos por impuestos de las empresas.»

El mismo tipo de estrategias de evasión fiscal utilizadas por Zara en Europa son utilizadas por las multinacionales para eludir impuestos en todo el mundo.    Los países más pobres del mundo son los más afectados. Por ejemplo, Bangladesh, uno de los países de los que Zara se abastece de ropa, pierde 310 millones de dólares al año como resultado de una sola forma de desplazamiento de los beneficios empresariales [1]. Esto equivale a una quinta parte del presupuesto de educación primaria del país, recursos vitales en un país en el que sólo hay un profesor por cada 75 niños en edad de ir a la escuela primaria [2].

inditex

El partido denunció que Inditex evadió unos 585 millones de euros del impuesto de sociedades en el periodo 2011-2014. Un economista de la Universidad de Barcelona calculó que la empresa pagó 2.700 millones de euros en impuestos (lo que supone alrededor del 23% de su beneficio), pero sin esa «optimización fiscal», debería haber pagado el 28% de su beneficio.

El gigante español de la moda señaló en su propia respuesta que su «tipo impositivo efectivo se situó entre el 22% y el 24% de 2011 a 2015» y mencionó los tipos impositivos en toda una serie de países en los que tiene actividad: «el 20% en el Reino Unido, el 28% en Alemania, el 16% en Rumanía, el 20% en Rusia, el 12,5% en Irlanda, el 19% en Polonia, el 25% en China, el 33,33% en Francia, el 29% en Grecia, el 27% en Italia, el 25% en Austria y el 20% en Turquía». La empresa también dice que «adopta una política fiscal muy responsable en todos los mercados en los que opera» y que todos los detalles están presentes en su informe anual.

«Las tiendas de ropa son esenciales, porque la ropa -como la comida- es una necesidad diaria». Esa es ya la opinión de un juez del estado alemán de Baviera, lo que significa que también las personas no vacunadas pueden volver a ir a las tiendas de ropa.

comparación de las 100 personas más ricas del mundo por su patrimonio

El Grupo Inditex incluye algunas marcas muy populares como Zara, Zara Home, Massimo Dutti, Pull & Bear y Bershka. Según un informe, el Grupo ha empleado técnicas inadecuadas de elusión fiscal, eludiendo sistemas fiscales muy estrictos, como los de España y Francia, en favor de otros con un enfoque más flexible, como los de Holanda, Irlanda y Suiza.

Según el informe, entre 2011 y 2014 España dejó de percibir 218 millones de euros en impuestos de Zara; Francia, unos 76 millones de euros; Italia, 57 millones de euros; Alemania, 25 millones de euros; Reino Unido, 26 millones de euros; Grecia, 20 millones de euros; Bélgica, 18 millones de euros y Austria, 6 millones de euros, un total de casi 585 millones de euros en total.

Sin embargo, no es la primera vez que se señala con el dedo las prácticas fiscales de Inditex. A raíz de la publicación de informes de prensa en 2012, el Grupo se vio obligado a trasladar a España todos sus sitios de comercio electrónico en Irlanda.