Abdominales en el agua

Ejercicios acuáticos para la grasa del vientre

Mantener el vientre tonificado y firme es uno de los mayores retos de fitness a los que nos enfrentamos muchos de nosotros, sobre todo cuando el metabolismo empieza a ralentizarse con la edad. Unos músculos fuertes en el estómago también son fundamentales para la salud de la espalda, ya que ayudan a mantener el equilibrio y a evitar el hundimiento que puede comprimir los órganos internos.

La natación es una actividad excelente no sólo por sus beneficios cardiovasculares, sino también para tonificar esas zonas de difícil acceso. Aunque el estómago no se mueva, la fuerza del núcleo que requiere puede ayudar a sustituir la grasa persistente por músculo.

Pero la natación no es el único ejercicio que se puede hacer en la piscina para perder la grasa del vientre. Trabajar contra el agua y la corriente creada por una piscina sin fin proporciona una firme resistencia sin impacto. Entonces, ¿cuáles son los mejores ejercicios en la piscina para el vientre?

Este ejercicio para el tronco, sencillo de realizar pero extremadamente eficaz, en la piscina ayuda a fortalecer el abdomen y la zona lumbar, así como el pecho y los brazos. Los movimientos de barrido más largos aumentan la dificultad del ejercicio y proporcionan más resistencia. Moverse hacia la corriente del agua y aumentar el ritmo ofrece la posibilidad de progresar a medida que se mejora la fuerza del tronco.

Crujidos de agua

James Patterson está especializado en temas de salud y bienestar, y ha escrito y producido material para los Institutos Nacionales de Salud, el President’s Cancer Panel y una empresa del Salón de la Fama de Inc. 500 Hall of Fame. También es un ex redactor deportivo con experiencia en baloncesto, béisbol, softball, golf y otros deportes populares.

Hacer ejercicio en el agua es una forma estupenda de ejercitarse sin un impacto excesivo en las extremidades y las articulaciones, por no mencionar que es muy divertido. Utilizar el agua para trabajar los músculos abdominales puede ofrecerte una mayor variedad de ejercicios que si lo haces en tierra.

Para ejercitar los abdominales, prueba a hacer abdominales en la piscina. Para hacer abdominales en el agua, flota en el agua de espaldas y perpendicularmente al lado de la piscina. Sube las piernas a la cubierta de la piscina hasta las rodillas. Túmbate en el agua y utiliza los músculos abdominales para sacar la parte superior del cuerpo del agua lo más lejos posible. Vuelve a utilizar los músculos para bajar el cuerpo de nuevo al agua sin salpicar. Haz de 10 a 15 repeticiones y descansa. El agua te ayudará a conseguir una mayor amplitud de movimiento que haciendo abdominales normales en el suelo.

Ejercicios en la piscina para perder peso

No hay ningún entrenamiento como la natación; la sensación del agua contra la piel, la ingravidez y la serenidad pueden llevarte a un estado mental y físico diferente.  Además, en el agua se puede conseguir un entrenamiento de tonificación de todo el cuerpo y hacer cardio, con un impacto mínimo en las articulaciones.

El agua actúa como resistencia para construir, alargar y reafirmar todo el cuerpo. También es excelente para trabajar el tronco, ya que prácticamente cualquier brazada de natación -e incluso el simple hecho de pisar el agua- requiere la participación de los abdominales y aumentará la fuerza del tronco.

Como en cualquier entrenamiento, la forma y la técnica son importantes. El aprendizaje de movimientos intencionados producirá mayores resultados cardiovasculares y te permitirá permanecer en el agua durante más tiempo. Es necesario trabajar todos los grupos musculares, aprender a alargar las brazadas y reducir el arrastre (hundimiento), y optimizar la respiración.

Las patadas de delfín te permiten concentrarte en las piernas, las caderas y los glúteos. Estando en el agua, empieza con las dos manos agarradas al borde de la piscina, con la barriga dentro del agua. Extiende las piernas hacia atrás, flotando en el agua. Con las piernas juntas, da una patada hacia arriba y hacia abajo con un movimiento constante. También puedes agarrarte a una tabla de natación y dar vueltas en la piscina, utilizando sólo las piernas para impulsarte.

Entrenamiento de 30 minutos en la piscina

Jody Braverman es licenciada en Literatura Inglesa por la Universidad de Maryland y tiene el certificado de entrenadora personal de la Academia Nacional de Medicina Deportiva. También es especialista en nutrición de fitness certificada (NASM) y profesora de yoga certificada (YogaWorks).

Andrea Boldt lleva más de 20 años en el sector del fitness. Es entrenadora personal, entrenadora de carrera, instructora de fitness en grupo y maestra de yoga, y también tiene certificaciones en nutrición holística y de fitness.

Si el tiempo que pasas en la piscina consiste en tumbarte en una silla con tu libro favorito y mojar de vez en cuando los pies, estás perdiendo una oportunidad de hacer ejercicio. El agua ofrece una resistencia 12 veces superior a la del aire, según la Clínica Cleveland, por lo que cada acción que realice será mucho más dura y eficaz.

Puede que pienses que los mejores ejercicios de piscina para los abdominales son alguna variación acuática de un crunch o una elevación de piernas colgada. Aunque estos movimientos hacen trabajar los músculos de los abdominales, no trabajan directamente la grasa que esconde la definición en la zona del estómago.