Historia de santa teresa de jesus

cómo se hizo santa santa teresa de ávila

Teresa de Ahumada nació en Ávila el 28 de marzo de 1515. Tras la muerte de su esposa y con dos hijos, Alonso de Cepeda, su padre, se casó con Beatriz de Ahumada. Teresa fue la tercera de los diez hijos del matrimonio. Creció en un ambiente muy religioso, en el que desarrolló desde muy temprana edad una notable sensibilidad por lo trascendente. En una sociedad analfabeta, sus padres le inculcaron precozmente la devoción por la lectura.

Perdió a su madre a los trece años. Este golpe y las crisis propias de la adolescencia agravaron un problema afectivo que la arrastraría dolorosamente hacia su conversión definitiva. Agraciada físicamente y con grandes habilidades sociales, pronto triunfó en «la vanidad del mundo». Tras una feroz batalla interior, tomó la decisión de ser religiosa mientras estaba en el internado de Nuestra Señora de Gracia. Pensaba que era un estado mejor y un camino más seguro hacia la salvación. Además, no le gustaban las condiciones en las que vivían las mujeres casadas de su entorno. La movía más el miedo que el amor.

malagón

A partir de este momento, Teresa entró en un periodo de experiencias cada vez más extáticas en las que llegó a centrarse más y más en la pasión de Cristo. Con estas visiones como impulso, se dedicó a la reforma de su orden, empezando por su intento de dominarse a sí misma y su adhesión a la regla. Reuniendo a un grupo de seguidores, Teresa se esforzó por crear un tipo de carmelita más primitivo. Desde 1560 hasta su muerte, Teresa luchó por establecer y ampliar el movimiento de las carmelitas descalzas o sin zapatos. A mediados de la década de 1560, escribió el Camino de Perfección y las Meditaciones sobre el Cántico. En 1567, conoció a San Juan de la Cruz, a quien reclutó para extender su reforma a la parte masculina de la Orden Carmelita. Santa Teresa dejó a la posteridad muchos conventos nuevos, que siguió fundando hasta el año de su muerte. También dejó un importante legado de escritos, que representan importantes hitos en la historia de la mística cristiana. Entre estas obras se encuentran Camino de perfección y El castillo interior.

ávila

Teresa de Ávila (nacida Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada; 28 de marzo de 1515 – 4 o 15 de octubre de 1582[a]), también llamada Santa Teresa de Jesús, fue una noble española llamada a la vida conventual en la Iglesia católica. Monja carmelita, destacada mística española, reformadora religiosa, escritora, teóloga de la vida contemplativa y de la oración mental, obtuvo la rara distinción de ser declarada Doctora de la Iglesia, pero no hasta más de cuatro siglos después de su muerte[b] Activa durante la Reforma Católica, reformó las Órdenes Carmelitas tanto de mujeres como de hombres[5] Al movimiento que ella inició se unió más tarde el fraile carmelita español más joven y místico Juan de la Cruz. Este movimiento condujo a la creación de los Carmelitas Descalzos. En 1580 se promulgó un decreto papal que aprobaba la separación de la antigua orden[6].

Teresa, que había sido una celebridad social en su provincia natal, se vio afectada por pérdidas familiares tempranas y por la mala salud. En su madurez, se convirtió en la figura central de un movimiento de renovación espiritual y monástica nacido de una convicción interior y perfeccionado por la práctica ascética. También estuvo en el centro de una profunda controversia eclesiástica al enfrentarse a la laxitud generalizada en su orden en el contexto de la reforma protestante que se extendía por Europa y la Inquisición española que imponía la disciplina eclesiástica en su país. Las consecuencias se prolongaron más allá de su vida. Un legado papal la describió como una «femina inquieta, desobediente y obstinada que, bajo el título de devoción, inventaba malas doctrinas, moviéndose fuera del claustro en contra de las reglas del Concilio de Trento y de sus prelados; enseñando como maestra en contra de las órdenes de San Pablo de que las mujeres no debían enseñar»[7].

escalona

Teresa de Ávila Teresa de Ávila (1515-1582) fue una monja española que fundó las Carmelitas Descalzas, una orden dedicada a la oración tranquila, la pobreza y la austeridad. Es conocida por su práctica de la oración mental y las visiones y voces interiores que experimentaba. Los libros de Teresa sobre espiritualidad se consideran clásicos dentro de la Iglesia Católica.

Teresa de Ávila es más conocida por sus experiencias místicas. Sin embargo, ella creía que su oración silenciosa era una experiencia superior. A lo largo de su vida, Teresa combinó un estilo de vida contemplativo con las actividades de la vida cotidiana.

Teresa de Ávila nació como Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada el 28 de marzo de 1515 en Ávila, España. Su padre, Alonso de Cepeda, tenía tres hijos de un matrimonio anterior. La familia era rica, pero el padre de Alonso de Cepeda había sido un converso, o judío secreto, durante la Inquisición. Por lo tanto, la familia carecía del estatus social de las personas de origen racial «puro». La madre de Teresa, Beatriz de Ahumada, tuvo diez hijos y murió al dar a luz cuando Teresa tenía 13 años.