Que hay despues de la muerte cientificamente

¿hay vida después de la muerte? | big think

El Dr. Sam Parnia MD, PhD es profesor asociado de Medicina de Cuidados Críticos en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, donde dirige el Centro Científico de Investigación de Cuidados Críticos y Reanimación. El Dr. Parnia es uno de los principales expertos del mundo en reanimación de paradas cardíacas, síndrome postparada cardíaca y estudio científico de la muerte, y sus investigaciones se centran en el desarrollo de nuevos métodos para salvar la vida y el cerebro de los pacientes que sufren una parada cardíaca, así como en arrojar luz sobre lo que le ocurre a nuestro cerebro cuando morimos. También fundó y dirigió el Proyecto Conciencia Humana, en el que participa un consorcio internacional de científicos y médicos que investigan la naturaleza de la conciencia y su relación con el cerebro durante la parada cardíaca. El Dr. Parnia es también autor de dos libros populares, «¿Qué pasa cuando morimos?» y el bestseller del New York Times, «Erasing Death: La ciencia que está reescribiendo los límites entre la vida y la muerte».

El Dr. Sam Parnia MD, PhD es profesor asociado de Medicina de Cuidados Críticos en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, donde dirige el Centro Científico de Investigación de Cuidados Críticos y Reanimación. El Dr. Parnia es uno de los principales expertos del mundo en reanimación de paradas cardíacas, síndrome postparada cardíaca y estudio científico de la muerte, y sus investigaciones se centran en el desarrollo de nuevos métodos para salvar la vida y el cerebro de los pacientes que sufren una parada cardíaca, así como en arrojar luz sobre lo que le ocurre a nuestro cerebro cuando morimos. También fundó y dirigió el Proyecto Conciencia Humana, en el que participa un consorcio internacional de científicos y médicos que investigan la naturaleza de la conciencia y su relación con el cerebro durante la parada cardíaca. El Dr. Parnia es también autor de dos libros populares, «¿Qué pasa cuando morimos?» y el bestseller del New York Times, «Erasing Death: La ciencia que está reescribiendo los límites entre la vida y la muerte».

Los investigadores dicen que hay pruebas de que la conciencia

Muchos de nosotros queremos aprender todo lo posible sobre lo que nos ocurre cuando morimos. Los datos sobre la finalidad de la muerte, las experiencias cercanas a la muerte (ECM) y la vida después de la muerte nos fascinan. Sin embargo, tenemos muchas más preguntas sobre la vida después de la muerte de las que algunos nos atrevemos a admitir. Tratar de separar la realidad de la ficción -las cosas que queremos aceptar como verdaderas y las que esperamos que existan- constituye un aspecto fascinante de cómo la sociedad ve la vida después de la muerte.

La muerte se produce cuando el corazón deja de latir. El cese de la función del corazón es la forma en que la ciencia define la muerte clínica en aproximadamente el 95% de los casos en que alguien fallece. La muerte solía considerarse una condición o evento irreversible. Sin embargo, durante los últimos años, la ciencia se ha dado cuenta de que las células del interior del cuerpo, incluido el cerebro, inician un proceso de muerte después de que una persona haya fallecido. Por lo tanto, entendemos aún más la vida después de la muerte al estudiar las ECM.

La ciencia y la medicina han aceptado lo que significa morir en un sentido clínico basándose en la investigación y los hallazgos a lo largo de la historia de la medicina moderna. Sin embargo, ha habido poco espacio para examinar la muerte desde una perspectiva espiritual en un entorno clínico. Como resultado, la posibilidad de la vida después de la muerte rara vez es admitida o discutida por la mayoría de los médicos y otros profesionales de la medicina.

La mejor prueba de la vida después de la muerte

Sam Parnia practica la medicina de reanimación. En otras palabras, ayuda a resucitar a la gente de entre los muertos, y algunos vuelven con historias. Sus relatos podrían ayudar a salvar vidas, e incluso desafiar las ideas científicas tradicionales sobre la naturaleza de la conciencia.

«Las pruebas que tenemos hasta ahora son que la conciencia humana no se aniquila», afirma Parnia, médico del Hospital Universitario Stony Brook y director del programa de investigación sobre reanimación de la escuela. «Continúa durante unas horas después de la muerte, aunque en un estado de hibernación que no podemos ver desde el exterior».

La medicina de reanimación surgió a partir del descubrimiento, a mediados del siglo XX, de la reanimación cardiopulmonar, el procedimiento médico por el que se reaniman los corazones que han dejado de latir. Aunque en un principio era eficaz durante unos minutos tras una parada cardíaca, los avances en la RCP han ampliado ese tiempo a media hora o más.

Las nuevas técnicas prometen ampliar aún más la frontera entre la vida y la muerte. Al mismo tiempo, las experiencias relatadas por las personas reanimadas a veces desafían lo que se cree que es posible. Afirman haber visto y oído cosas, aunque la actividad de sus cerebros parece haberse detenido.

El uso de la ciencia para estudiar el «más allá»: más cerca de una respuesta

Un joven Ernest Hemingway, gravemente herido por la explosión de un proyectil en un campo de batalla de la Primera Guerra Mundial, escribió en una carta a su casa que «morir es algo muy sencillo. He contemplado la muerte, y realmente lo sé. Si hubiera muerto habría sido muy fácil para mí. Lo más fácil que he hecho nunca».

Años más tarde, Hemingway adaptó su propia experiencia -la del alma que abandona el cuerpo, emprende el vuelo y luego regresa- para su famoso relato «Las nieves del Kilimanjaro», sobre un safari africano que sale desastrosamente mal. El protagonista, afectado por la gangrena, sabe que se está muriendo. De repente, su dolor se desvanece y Compie, un piloto de la selva, llega para rescatarlo. Los dos despegan y vuelan juntos a través de una tormenta con una lluvia tan espesa «que parecía volar a través de una cascada» hasta que el avión sale a la luz: ante ellos, «increíblemente blanca bajo el sol, estaba la cima cuadrada del Kilimanjaro». Y entonces supo que allí era donde iba». La descripción abarca elementos de una clásica experiencia cercana a la muerte: la oscuridad, el cese del dolor, la salida a la luz y luego una sensación de paz.