Cafe con leche en plaza mayor

Rajoy hablando inglés

Probablemente España, y quizá el resto del mundo, ya haya terminado de reírse del discurso de la propuesta olímpica del alcalde de Madrid el sábado. A mí no me hizo tanta gracia como a los demás, tal vez porque me han entrenado durante años de enseñanza de inglés como lengua extranjera para no reírme de los intentos en otro idioma, tal vez porque yo mismo no tengo una gran capacidad lingüística, así que no estoy por la labor de tirar piedras sobre las carencias de Ana Botella.

1. Un acento fuerte te hace parecer menos inteligente y te tomarán menos en serio. Acento fuerte más entonación y pronunciación incorrecta, habría que ser el último premio Nobel para superarlo, e incluso así es arriesgado.

Quiero que esto no sea cierto porque si no, casi no tiene sentido lo que hacemos en clase para mejorar la expresión oral, el vocabulario, la escritura, la gramática, etc. Incluso si llegan a un nivel avanzado en esos aspectos -y eso ya es bastante difícil-, se deshará la mitad en cuanto lo transmitan oralmente. Lo que los estudiantes de idiomas necesitan son elocucionistas formados y entrenadores de voz además de sus clases de idiomas.

Café con leche en plaza mayor remix

Este es el segundo de mis posts que se centran en sacar grandes conclusiones de los pequeños detalles del uso del lenguaje. En el anterior vimos cómo el mínimo texto, cuando se combina con el tipo adecuado de imágenes, puede generar un montón de actividades diferentes. En esta ocasión, vamos a analizar la intensa, quizá desproporcionada, reacción del público a un discurso y a una frase concreta utilizada en él.

El discurso en cuestión fue pronunciado por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en la reunión del Comité Olímpico Internacional (COI) de 2020 celebrada en Buenos Aires en septiembre de 2013. Madrid aspiraba a ser elegida como sede de los Juegos de 2020, al final la votación fue para Tokio.

El discurso de Botella, ya de por sí impopular, fue muy criticado tanto en los medios oficiales españoles como en Internet.    Los vídeos del discurso no tardaron en hacerse virales en You Tube. En el momento de escribir este artículo, uno de ellos ha sido visto 2,5 millones de veces y ha recibido 45.000 comentarios. Puedes comprobarlo por ti mismo aquí

Cafe con leche remix

Madrid has countless attractions that make it a welcoming, touristy, friendly, friendly and cheerful city. The one that Ana Botella decided to highlight in order to win the bid for the Olympic Games was none other than «having a relaxing cup of coffee with milk in the Plaza Mayor».

The desire to organize the 2020 Olympics was cut short when that responsibility was given to Tokyo. It was on September 7, 2013 when Ana Botella delivered in Buenos Aires the speech that was to make Madrid the new host of the Games.

It was estimated that the Madrid 2020 bid – which was boasted for its austerity having been the 2012 and 2016 much more expensive – cost 11.5 million euros to the Madrid City Council, which, together with sponsorships and investors reached to allocate approximately 30 million euros in total.

Cafe con leche en plaza mayor en línea

«Relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor», Ana Botella made an effort, she spoke in English even though she had already demonstrated that it was not her thing.  With much emphasis and a dubious pronunciation, the mayoress extolled all the virtues that Madrid has for her. Art, architecture, romanticism and most importantly: «Madrid is fun».Botella hoped to convince, but her speech has triumphed more on the Internet and with Madrid already eliminated, Ana Botella abandons the official red and gives little explanationA speech in which, unlike the Prince, does not admit a single question about the defeat. Neither her English, nor her arguments, nor her way of expressing herself, almost everything has been bad reviews for the mayoress.

Ana Botella has burned her main cartridge at the head of the City Council and although before traveling to Buenos Aires she was confident and Rajoy has supported her after the defeat. Ana Botella’s political future is still very much up in the air without the Olympics.